volunturismo, ¿construyendo un mundo más justo?

Un análisis de los pros y los contras de viajar como voluntario

Volunturismo. ¿Turismo responsable?

¿Viajando eres turista o viajero? ¿Te gusta llegar a un lugar y explorarlo rápidamente, descubriendo los monumentos y lugares que ya conoces a través de las fotos que has visto en el folleto antes de partir, o vagar de manera más espontánea y libre, charlando con la gente que te encuentras por el camino y amoldándote al entorno, adaptando tu viaje y tus destinos flexiblemente según lo que vas descubriendo? Son dos maneras de viajar distintas, y ninguna es necesariamente mejor que la otra, pero al final se trata de encontrar cierta satisfacción en el viaje, y aquí es donde entra el nuevo estilo de viajar, recorriendo el mundo de proyecto en proyecto, ayudando a construir ideales y hacer de este un mundo más justo, además de conseguir quedarse en los sitios de manera más barata o incluso gratis. Suena ideal, ¿verdad? ¿Y no habrá gato encerrado? Pues más o menos… veamos cómo funciona esto.

Lo común en muchos lugares es que el voluntario pague un dinero por la oportunidad de colaborar en los proyectos, con lo que además está colaborando para su mantenimiento. En otros casos se acepta la colaboración en sí como pago, pero esto depende también de cómo se accede a los proyectos, porque existen agencias que organizan todo para las personas interesadas, obviamente por un precio.

En mi experiencia en Costa Rica, lo que he visto son algunas fincas en las que sólo existe una fachada para proporcionar la comodidad y las actividades justas para que los voluntarios se sientan bien y ocupados y dejen su dinero, pero en las que no hay un verdadero interés por el objetivo del proyecto, sea este la agricultura, la ganadería, la sostenibilidad, o el no usar químicos en la producción. A mí eso me parece un timo, ya que en mi caso yo llego a los lugares por medio de un programa específico para trabajar en granjas orgánicas, en el que además la filosofía básica de la que se parte en este programa es que no haya un intercambio económico entre las partes, ni a mí me pagan por el trabajo que hago, ni yo pago por la oportunidad de trabajar ni por la comida ni el alojamiento. Este programa se llama Wwoof y lleva funcionando desde 1970. Todo esto en Costa Rica es diferente, y a mí me toca pagar como otro cualquiera, aunque haga el doble de trabajo. El sentimiento con el que me quedo no es muy bueno.

En lo que he comentado parece que condeno a los dueños de las fincas, y es cierto, la actitud que he visto en algunos lugares en los que he estado es simplemente la de buscar el dinero fácil de los turistas sin haber un verdadero intercambio. Muchos de estos turistas se veían desmotivados al sentir que estaban haciendo trabajos absurdos, que muchas veces ni siquiera terminaban ya que al día siguiente se les mandaba trabajar en proyectos diferentes y no se veía una organización ni un sentido de necesidad de los trabajos. Esto casi siempre se achacaba a una falta de planificación y a diferencias culturales, pero en realidad en algunos casos se debe en estas fincas no existe un verdadero interés en la creación de un proyecto productivo desde el inicio, sino simplemente un gancho para que los turistas depositen su dinero. Pero no siempre es así. También hay lugares en los que existe un interés genuino en producir productos para la venta, o simplemente para el autoconsumo, en los que necesitan una mano para algunas de las tareas más arduas como la construcción o ampliación de sus dependencias o en las campañas de siembra o cosecha. Pero por desgracia lo que más abundan son los viejos ex-hippies exiliados que compraron terreno barato y ahora viven de los ingresos que hacen de los voluntarios sin tener que esforzarse mucho, ya que una vez que uno tiene el terreno y el techo, la vida no exige mucho más (estas personas en su día dejaron el sistema y huyeron a estos lugares donde la vida es menos exigente y más barata, y donde tampoco tenían que contribuir con sus impuestos y demás; ahora van llegando a la jubilación y tal vez no separaron el suficiente dinero como para vivirla como esa segunda adolescencia que tanto nos venden y deben encontrar maneras de seguir generando ingresos pero sin realizar trabajos duros que ya no se pueden permitir). En algunos casos esto es también lo que marca las expectativas de los lugareños, que tampoco tienen grandes ambiciones y se contentan con la simple supervivencia del día a día, y por eso a veces faltan proyectos que se adecuen a las expectativas de un europeo motivado, ya que casi siempre les falta la organización y el impulso que viene motivado por un interés más comercial (parte importante de la sostenibilidad si se quiere, ya que siempre hace falta dinero para ciertos insumos, como se demuestra con el hecho de que todas estas fincas cobren por el hospedaje).

Pero ahora analicemos la contribución de los voluntarios, esa gente altruista que sólo busca el bien de los demás y el contribuir a un mundo mejor. Bueno, en realidad este tampoco es siempre el caso con los voluntarios, donde también se cuecen bastantes habas. Es cierto que existen vagando por el mundo muchas personas con la intención de ayudar a los demás, personas muy motivadas y con interés en colaborar en lo que puedan y en aprender sobre la cultura de los lugares a los que van o sobre las tareas de cultivo y/o construcción en las que participan, pero también hay mucho vago que simplemente busca una manera más barata de hospedarse para continuar su viaje a otros lugares. En otros casos el voluntario con las mejores intenciones consigue siempre torcer los proyectos en los que se involucra o es un pobre torpe que acaba rompiendo las herramientas que usa o únicamente las más caras que se necesitan para cada trabajo, con lo que los finqueros no siempre ganan con el tener la mano de obra barata que les llega. También está el tiempo que deben perder en enseñar a cada voluntario a hacer los trabajos que se requieren, tiempo en el que ellos no están disponibles para realizar otros trabajos necesarios en la finca. En algunos casos llegan voluntarios que se creen con cierta superioridad moral por el hecho de estar pagando y se niegan a hacer los trabajos más duros (si lo que buscan es pagar por comodidad, pues que se paguen un albergue o un hotel de 5 estrellas, pero claro, eso sale más caro…), o a veces los voluntarios motivados son los peores, porque entremezclando un sentido de superioridad por estar dispuesto a trabajar duro y otro poco por venir de una cultura y sociedad más avanzada, donde las cosas se hacen mejor y de manera más organizada, acaban faltando al respeto a los dueños de las fincas e imponiendo sus propias agendas haciendo trabajos distintos a los solicitados porque creen en prioridades distintas o haciendo los trabajos que les mandan de una manera diferente a la que les pidieron.

¡Entonces este “volunturismo” es un campo minado! Pues por desgracia sí, así es. ¿Y cómo podemos ayudar a que funcione mejor y prepararnos contra la gente sin escrúpulos?

Como voluntario es bueno siempre pedir referencias de los lugares a los que uno planea ir, aunque es difícil obtener perspectivas objetivas y que se adecuen a lo que uno busca. Por ejemplo, ¿qué pasa si yo soy un voluntario motivado y pido referencias de un simple paseante que lo pasó bien porque estuvo entretenido, pero estuvo realmente en una de esas fincas que son mera fachada? Pues pides referencias de más de una persona, y también puedes ver cuáles son las exigencias de los lugares y viajar sólo a los lugares que exigen más, porque así podrás tener la certeza de que serán más serios a la hora de trabajar.

Y como finquero, ¿cómo se protege uno contra los voluntarios vagos y/o torpes e inútiles? Bueno, uno puede exigir también referencias y una experiencia previa, además de un compromiso mínimo de estancia, como por ejemplo un mes, para que esa persona tenga tiempo de aprender primero cómo realizar las tareas de la finca y después contribuir realizándolas, y en el tiempo en que el voluntario ya no necesita más instrucción el finquero puede concentrarse en otras tareas.

Otra consideración con la que quiero terminar es sobre el impacto que tiene el que exista gente que esté dispuesta a pagar por trabajar en lugares poco desarrollados. Yo creo que la mera presencia de turistas así en este tipo de proyectos perpetúa el deseo de esa gente de imitar la cultura occidental del exceso y el consumismo, el pagar por las cosas olvidándose de lo que cuesta producirlas, ya que cuesta mucho trabajo producir todo in situ. Pónganse un momento en los zapatos de esta gente. Aquí les llegan personas que nadan en tanta abundancia que tienen el dinero de pagarse un boleto de avión carísimo para viajar al otro lado del mundo y todavía cuando llegan a esos lugares pagar más todavía para trabajar, cuando a veces estos lugareños no tienen apenas dinero para llegar al pueblo de al lado a visitar a la familia. Esto impide que las comunidades se desarrollen con sus propios conocimientos históricos, dirigiendo su desarrollo hacia los modelos occidentales, casi siempre introduciendo la falta de respeto al medio ambiente y su instrumentalización como medio para obtener beneficios. ¿Cómo podemos conjugar entonces el deseo de viajar con el impacto que esto genera? Tal vez podamos comenzar sólo con el hecho de ser consciente de que cuando viajamos generamos un impacto, y podemos intentar individualmente minimizar o guiar ese impacto hacia el resultado que esperamos que tenga.

Realmente esto ocurre con todas las cosas que hacemos, debemos despertar y ser más conscientes del impacto de cada uno de nuestros actos y vivir de una manera más consciente y menos autómata, para evitar ser meramente el producto de las exigencias de la sociedad en la que vivimos y las imposiciones y expectativas que generan la basura televisiva, la publicidad y la educación que cada vez es más deficiente.

¡He dicho!😉

,

  1. #1 by saulilse on 30/10/2012 - 02:24

    ¡Menudo análisis! Sabor agridulce

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: