formulación de preparaciones herbales

La medicina natural es interesante, estudiando las propiedades de las plantas para ofrecer remedios naturales, muchas veces partiendo de la base de usos tradicionales y folclóricos que no siempre son contrastados de manera científica, pero algunos de los cuales no se pueden negar.

Para conocer los usos de cada planta hay miles de lugares de referencia, en internet, comprándose un libro sobre plantas medicinales, etc. Allí encontrarás la descripción botánica de cada planta, sus usos destacados y otros usos comunes, y en las buenas referencias una relación de las plantas que se pueden usar para cada condición. Todo esto es fenomenal: si tienes una quemadura, te untas gel de aloe vera; si te das un golpe, te pones árnica y/o caléndula;  si tienes lombrices, tomas un té de epazote (la artemisa o el tomillo también valen); te estás pillando una gripe, masca una rodaja de jengibre fresco…

Las preparaciones que podemos usar en casa son variadas. Podemos hacer simples maceraciones, machacando las hojas con o sin líquido añadido para aplicación cutánea, infusiones para extraer los elementos aromáticos solubles en agua, cocciones para cortezas y/o astillas (como cuando usamos hombre grande o indio desnudo), concentraciones si dejamos reducir el líquido de la infusión, tinturas en alcohol (cualquier alcohol vale; hay gente que hace hasta tinturas en vino, pero es mejor usar alcoholes de a partir de 25º, el vodka para esto es excelente, por su contenido en agua que ayuda a extraer los elementos hidrosolubles), las cataplasmas son paños con una maceración o infusión para aplicación cutánea (una buena receta para calmar la artritis, el reuma, golpes y torceduras es mezclar una hoja pequeña de aloe vera y un puñado de jengibre con otro puñado de cúrcuma, licuados todos juntos sin agua), extractos en aceite usando aceite de coco, de almendra dulce, de oliva o de sésamo, y cremas disolviendo algo de cera natural de abeja en un aceite (usar poquita cera, ya que la cera solidifica el aceite bastante).

Una cosa buena de los remedios naturales es que no hay que tener miedo a las sobredosis. Si tomas demasiado jengibre o chile picante, tal vez tengas acidez de estómago, pero no te vas a morir.

¿Pero qué pasa cuando queremos hacer un remedio combinando más de una planta? ¿Cuáles son las mejores plantas para combinar, qué criterios debemos seguir, existen combinaciones contraindicadas?

Bueno, pues para esto existen también muchas opciones, pero una fórmula útil y fácil de recordar combina elementos nutrificadores con un elemento tónico y otro purgante. El tónico es el elemento vigorizante y que ataca directamente la afección que queremos tratar, y debería constituir al menos un 50% del total de la preparación. Las otras partes completan el todo, una parte nutrificante para alimentarnos mientras nuestro cuerpo combate al invasor, y una parte purgante para ayudarnos a eliminar las toxinas y otros elementos nocivos para nuestro organismo. Esto se puede representar de forma gráfica del modo siguiente:

Diagrama de formulación de remedios herbales

Y para que os hagáis una idea de cómo funcionaría esto, os pongo algunos ejemplos de preparaciones para algunas afecciones comunes:

Tónico Nutrificante Purgante
Psoriasis Diente de león* Aloe vera* o lino Jengibre*
Afecciones pulmonares Diente de león*
o
Pau d’arco*
Cúrcuma* Jengibre*
Afecciones hepáticas (hígado) Cardo mariano Cúrcuma* Jengibre*Ajo*

* Superestrellas de la medicina natural. Son vigorizantes y sirven para tratar gran número de afecciones

Y aquí lo dejo por ahora. Ahora os toca informaros, buscar información sobre las plantas que debéis usar para los usos que les queráis dar y sobre todo, ¡haceros responsables por vuestra propia salud! Vivimos en un mundo en el que cometemos mil excesos todos los días y luego vamos corriendo al médico a que nos “arregle”, exigiéndole que nos cure nuestros males mediante píldoras que la mayor parte de las veces son nocivas (pregúntenle a sus hígados). Muchas veces ni prestamos atención a lo que nos dicen los médicos, sino que tomamos las píldoras y salimos corriendo a perpetrar nuevas fechorías. No somos máquinas y no siempre tenemos arreglo fácil. Hay que cuidarse un poquito más y aprender a tratarnos con medidas menos drásticas y agresivas para nuestros organismos. Y aún arriesgándome a sonar como vuestras madres os recuerdo, que “más vale prevenir…”

, , , , ,

  1. #1 by marcia on 29/10/2012 - 12:59

    muy bien! gracias por compartir la informacion. siento que todavia estoy viajando y aprendiendo quando leyo tu blog.
    pura vida!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: